Bienvenido

El sector financiero actual tiene poco que ver con lo que tradicionalmente hemos conocido. Antes la oferta era prácticamente idéntica en todas las entidades, todos los productos eran prácticamente iguales y la banca nos ofrecía garantía y tranquilidad. Pero hoy día las cosas han cambiado.

Con la llegada de Internet y con una mayor competencia han surgido una gran cantidad de productos financieros nuevos. A la tradicional cuenta corriente le han salido hermanos como la cuenta sin comisiones o las cuentas remuneradas. Y en cuanto al mercado de los depósitos, la variedad  de opciones es mas que notable, tanto por los nuevos productos surgidos (como los depósitos garantizados o en divisas, por ejemplo) como por la variedad de plazos e intereses existentes en mercado.

Si a todo esto le añadimos los convulsos movimientos de un mercado globalizado, en el que un ligero desequilibro en un país periférico puede afectar por completo a toda la economía mundial resulta clara la necesidad de mantenerse informado  y al día para poder tener la mayor seguridad y para obtener el mayor rendimiento de nuestras inversiones en depósitos y de nuestra operativa en cuentas corrientes.

Precisamente aquí es donde vamos a apoyarte.  Te contamos los últimos movimientos del mercado y la economía mundial, desmontamos y descubrimos los secretos de la amplia oferta de las cuentas corrientes y los diferentes depósitos bancarios que se comercializan, y te traducimos la complicada jerga de los mercados financieros. Todo para que dispongas de la información necesaria para poder realizar las mejores decisiones posibles.  Porque la información es poder, y en el mundo de las inversiones, ese poder es dinero.

 

¿Realmente existen las cuentas sin comisiones?
Una de las formas que tiene la banca de lograr ingresos son las comisiones. Las tienen de todos los colores: por servicio, por mantenimiento, por domiciliación de recibos, por apunte, por emisión de tarjeta, por descubierto, por darnos los buenos días
Cuentas Senior: ¿merecen la pena?
Cuando somos niños o jóvenes disponemos de productos como cuentas de ahorro junior, cuentas jóvenes y similares. Cuando empezamos a trabajar disponemos de cuentas nómina o cuentas tradicionales. Y cuando llegamos a la madurez y a la jubilación, ¿de que disponemos?
Cuentas infantiles: el primer paso hacia el ahorro
Prácticamente todos hemos tenido una cuando hemos sido niños. Todos hemos tenido nuestra cartilla o nuestra libreta infantil, que además de una escasa rentabilidad solía tener algún detalle como huchas, materiales de papelería o algún otro regalo que de vez en
Cuanto debemos invertir en depositos y cuentas remuneradas
Una de las primeras lecciones que debe aprender el inversor antes de empezar a mover su dinero es el reparto adecuado de su cartera. El inversor que contrata productos como depósitos o cuentas remuneradas, normalmente va a tener aversión al riesgo