Año nuevo, problemas viejos

Como siempre que se acerca fin de año, es momento de hacer un pequeño resumen de la evolución del mercado para depositarios y demás inversores conservadores. De analizar tendencias y de prevenir el futuro… eso es lo normal.

Sin embargo en este año 2014 la verdad es que la cosa resulta mucho mas sencilla. Porque si tenemos que hacer un resumen en pocas lineas o pocas palabras, seria el siguiente : “caída generalizada de los intereses y escasas opciones y atractivo para los inversores”. Y no es el titular sino que seria el texto completo.

Obviamente si entramos en detalle la realidad es la de un mercado con tipos de interés extremadamente bajos, con una prima de riesgo en España que lleva tiempo rondando los 100 puntos básicos y con un mercado de productos bancarios que no levanta cabeza. Algo que ha llevado a muchos usuarios y ahorradores a tener que pasarse a otras opciones con mas riesgo por tal de sacarle partido a sus ahorros en un contexto donde para que te den un 2% de interés es incluso necesario contratar ese tipo de productos (fondos de inversión, pensiones, etc).

Algún optimista indica que la caída de los tipos de interés a lo largo del año ha venido compensada por la caída del IPC, que ha permitido un ingreso teórico del 1,4% durante 2014, que es lo que ha bajado este indicador durante el año, aunque este comentario también precisaría de una explicación del carácter mas teórico que práctico de este indicador.

Así las cosas es innegable que el año ha sido malo para los ahorradores mas conservadores. Algo que ha causado un traspaso notable de fondos desde los depósitos tradicionales a esos fondos de renta fija que, pese a todo, ofrecen algo mas de rendimiento. Y ni siquiera así se alcanzan rentabilidades que se asemejen a las que vimos hace no mucho.

En cuanto a 2015 la cosa no apunta mejor. El QE anunciado por el Banco Central Europeo se va a traducir en una apertura del grifo del dinero, lo que va a seguir manteniendo los tipos por los suelos, al menos hasta que el consumo repunte y la inflacción (que recordemos que si se come los rendimientos) empiece a despegar. Mientras tanto solo queda esperar.  Una espera que además va a ser probablemente larga, ya que hasta el segundo semestre del año no se esperan cambios al máximo nivel. Mientras tanto plazos cortos en las inversiones y protección de las mismas. Por si acaso.

Leave a Reply