De donde procede el interés de nuestros depositos y cuentas

Los bancos no hacen magia. Y tampoco son almas caritativas que vayan regalando dinero. Los bancos son un negocio y como tal necesitan ganar dinero.  La principal fuente de ingresos de la banca no son las comisiones, aunque visto lo que cobran pudiera parecer que sí. La principal fuente de ingresos de la banca es el “comercio del dinero”. Es decir, captar fondos que posteriormente van a prestar a tipos de interés mucho más elevados. Esa es la clave del funcionamiento del sistema bancario. Vamos a verlo en más detalle

La banca comercial

Es un apelativo que no todo el mundo conoce, pero la banca actual es una banca comercial. Una banca que capta recursos financieros y  que después los presta a otros miembros del sistema económico. Podríamos decir que el banco “compra” dinero en forma de depósitos, y después los “vende” a quien tiene necesidades de liquidez a un precio mucho mayor. Lo mismo que hace cualquier empresa comercial

La captación

La captación de fondos por parte de las entidades bancarias se realiza a través de diferentes vías.

  • Captación de recursos procedentes del ahorro: tanto las familias como las empresas que posean fondo a los cuales quieran sacar rentabilidad pueden invertirlos en depósitos y otros productos financieros similares a cambio de un precio (el interés)
  • Préstamos directos de los Bancos Centrales: los bancos centrales , en este caso el BCE, pueden inyectar fondos en la economía. Los bancos centrales prestan dinero a las entidades bancarias a un tipo de interés concreto. Cuando es necesario incrementar la cantidad de dinero en circulación, los bancos centrales pueden reducir los tipos a los que prestan el dinero, haciendo más accesible el dinero a los ciudadanos y las empresas
  • Préstamos interbancarios: igual que las familias y las empresas, las entidades pueden encontrarse con ciertas acumulaciones de liquidez a la que no dan salida. Si no encuentran a quien prestar siempre pueden hacer préstamos a otras entidades bancarias que necesiten ese dinero para sus préstamos o para cubrir su coeficiente de caja. Dichos prestamos se realizan a través del sistema interbancario

La comercialización

Sin duda esta es la cara más conocida de la banca, y también debería ser su actividad principal: el préstamo de fondos a particulares, empresas y todo tipo de entidades. Un préstamo que, lógicamente, se realiza a un tipo de interés mucho más elevado al interés que el banco paga por esos fondos que ha recibido. Adicionalmente también cobra diversas comisiones por esos préstamos, pero el grueso principal de los ingresos procede de los interés.

El coeficiente de caja

En medio de esa captación y de la comercialización existe un proceso a través del cual las entidades bancarias, igual que los bancos centrales, pueden crear dinero a través de esos préstamos que ofrece. Dado que los bancos cuentan con depósitos a largo plazo, así como otros fondos depositados de los que puede disponer para prestar sin problema, puede  ofrecer esos depósitos de los que dispone hasta un cierto nivel, establecido por el coeficiente de caja.

El coeficiente de caja es un porcentaje de los recursos que todos los ahorradores tienen depositados en el banco que la entidad tiene la obligación de mantener guardada  y no prestarla ni invertirla de manera que el banco tenga la capacidad de poder devolver el dinero a los depositantes y afrontar los posibles pagos que estos ordenen frente a sus cuentas. Sin coeficiente de caja los bancos podrían tener problemas de liquidez, similares a los que hemos visto en algunas entidades durante esta crisis financiera, en la que los depositantes no han llegado a perder dinero (salvo el caso de Chipre) gracias a las inyecciones de liquidez de la Unión Europea y los estados. Si es con coeficiente de caja y se producen estas situaciones, miedo da pensar en que puede pasar con el sistema bancario de no existir esa limitación

El beneficio

Ya lo hemos comentado, pero para clarificarlo vamos a ver un ejemplo con la forma en que el banco hace dinero.

Un depositante ingresa en su entidad la cantidad de 10.000 euros para contratar un deposito a 2 años con un interés del 3% anual. EL banco se compromete a guardar su dinero y también a pagarle unos interés al vencimiento que ascienden a 609 euros.

Una vez que el banco tiene ese dinero, lo presta a un cliente que quiere comprarse un coche. Suponiendo un coeficiente de caja del 2% ese cliente solo podría disponer de 9.800 euros para el coche. El cliente se compromete a devolver ese dinero en el plazo de dos años, pactando con el banco un interés del 8% anual por el importe del préstamo.

Pasados los dos años el cliente ha pagado un total de 10.650 € por su préstamo. El banco tiene un total de 10.850 € en su tesorería (el importe del préstamo devuelto más los 200 euros del coeficiente de caja que ya puede liberar) y le devuelve al depositante su dinero más sus interés por un total de 10.609 euros. El beneficio del banco en esta operación ha sido pues de 241 euros, sin contar otros ingresos como comisiones y similares.

Este ejemplo está muy simplificado ya que el banco realmente puede hacer prestamos muy superiores con el dinero que tiene dado el efecto multiplicador de la economía. Por ejemplo si el vendedor del coche ingresa el dinero de la venta en el mismo banco volvería a disponer de ese dinero para seguir prestando y sucesivamente.

Como curiosidad el coeficiente de caja actual en la zona euro es del 1% para depósitos a la vista y de plazo inferior a dos años y del 0% para depósitos superiores a dos años.

Leave a Reply