Cuentas Senior: ¿merecen la pena?

Cuando somos niños o jóvenes disponemos de productos como cuentas de ahorro junior, cuentas jóvenes y similares. Cuando empezamos a trabajar disponemos de cuentas nómina o cuentas tradicionales. Y cuando llegamos a la madurez y a la jubilación, ¿de que disponemos? Pues en este caso de las denominadas cuentas sénior o cuentas para jubilados y pensionistas. Conozcamos estos productos y que ventajas ofrecen frente a las cuentas tradicionales.

Que es una cuenta sénior

Una cuenta sénior, o cuenta para mayores y pensionistas, es un producto pensado para todas las personas que reciban una pensión de cualquier tipo, y cuya edad sea superior a los 50, 55 o 60 años, en función de las diferentes entidades. Para poder acceder al producto además es necesario que el cliente dominico su pensión en la entidad, y en algunos casos, que contrate algunos productos adicionales como tarjetas, depósitos y similares.

Por el hecho de disponer de una cuenta sénior, los clientes tienen una serie de ventajas, tanto de tipo financiero, como de tipo general, entre las que se encuentran las que detallamos a continuación y que hacen que estos productos resulten especialmente interesantes para nuestros mayores.

Ventajas financieras

  • Las cuentas sénior o similares no suelen tener comisiones por mantenimiento ni administración.
  • También es frecuente que no se cobre por la emisión o renovación de las tarjetas de débito de la entidad.
  • Los titulares de cuentas sénior suelen cobrar su pensión por adelantado el día 25 de cada mes.
  • Los titulares de estas cuentas pueden solicitar créditos en condiciones ventajosas, así como solicitar anticipos de su pensión, normalmente sin coste adicional en el caso de los anticipos.
  • Algunas de estas cuentas permiten acceder a depósitos con una remuneración más interesante de la de una cuenta corriente tradicional

Ventajas no financieras

  • Los titulares de estas cuentas suelen disponer de beneficios especiales y descuentos en ciertas cadenas de establecimientos, siempre que realicen sus compras con la tarjeta de la entidad.
  • También suelen disponer de ofertas especiales para poder realizar viajes y otras actividades de ocio especialmente pensadas para ellos.
  • Algunas entidades suelen ofrecer regalos y vales de descuento directo a los clientes que contratan estos productos, que se acompañan de los tradicionales juegos de sartenes, albornoces y otros artículos de “tele tienda” en función del importe de la pensión domiciliada.
  • Muchos de estos productos incluyen servicios no financieros adicionales tales como asesoría legal, servicios de reparaciones en el hogar,  servicio de consulta médica por teléfono, etc.

 

Leave a Reply