Los expertos afirman que la banca repercutira a los clientes

Cuando apenas han pasado unos días desde que la noticia del nuevo impuesto a los depósitos bancarios saltase a la actualidad, todos los expertos tienen el pleno convencimiento de que van a ser como siempre los impostores los que van a acabar pagando la tasa. Algo que ya decíamos aquí también cuando informábamos de la salida de este nuevo deposito y es que como ya estamos acostumbrados, siempre que la banca tiene que sufrir un coste nuevo, de una forma u otra, ese coste se le acaba trasladando al cliente.

Y todo a pesar de que la legislación que ponía en pie este nuevo impuesto establecía expresamente que el mismo no debía de repercutirse a los ciudadanos. Pero ya sabemos como funciona este país. En vez de establecer directamente el impuesto como tal sobre el depositante, lo que se hace es sencillamente reducir lo que el banco le paga por su dinero. Y con recargo. Si antes un banco pagaba un 1% por su deposito pues ahora paga por ejemplo un 0,95% y listo. Y de paso añade dos puntos básicos mas a su cuenta de resultados. Si los clientes no vienen a depositar tampoco les importa porque ahora mismo esa no es la prioridad fundamental de la entidad. Así de fácil.

Lo que aun se desconoce es si esta medida puede tener un efecto contractivo en la oferta de depósitos, y especialmente en el interés de los clientes por los mismos. La cuestión es que los tipos ya de por si están bajos y la perdida de unos pocos puntos básicos tampoco debería mover mucho el mercado, pero es sabido que los bancos tienen una curiosa capacidad de magnificar los movimientos según les convengan (también lo hemos visto con las hipotecas, por ejemplo), de modo que el resultado real lo veremos en un tiempo, especialmente después del verano cuando el mercado corrija su efecto y los clientes empiecen a preocuparse de verdad por lo que se les avecina. Mientras tanto el calor manda.

 

Leave a Reply