¿Es buen momento para los depósitos en divisas?

Después de la tranquilidad “tensa” que parece extenderse por los mercados y que ha servido para enfriar la conocida como guerra de los depósitos, son muchos los inversores los que buscan alternativas de inversión que les permitan obtener algo más de rendimiento por su dinero. Entre esas alternativas se encuentran los depósitos en divisas. ¿Pero realmente es un buen momento para invertir en ellos?

Los depósitos en divisas: lo básico

Para quien no los conozca, un depósito en divisas no es más que un depósito bancario normal o tradicional que en vez de estar denominado en euros esta denominado en una divisa extranjera. Entre esas divisas se encuentran el dólar estadounidense, la libra esterlina o el franco suizo, por citar algunos.

Este tipo de depósitos cuenta con dos posibilidades adicionales de obtener más rendimiento: una de ellas es poder acceder a depósitos con intereses más atractivos que los que nos ofrece el mercado interno. La otra opción es poder beneficiarse de los cambios en las cotizaciones de las divisas que, sin son favorables, nos permitan ganar más… aunque si no nos resultan favorables nos pueden llevar a tener pérdidas.

La actual guerra de divisas

Si echamos un vistazo a la actual situación de las grandes economías del mundo, encontramos que prácticamente todos los países de primera línea y buena parte de los emergentes se encuentran en una situación de ralentización económica, cuando no directamente de crisis.

En este contexto las grandes economías (Reino Unido, Estados Unidos y Japón entre otros) han adoptado una serie de medidas destinadas a debilitar sus monedas para hacer más competitivas sus económicas y poder desplazar a sus adversarios del mercado internacional. Un movimiento en el que Europa, por ahora, no ha movido ficha, y que nos ha llevado a ver máximos del Euro frente a otras monedas como la Libra o el Dólar USA, dentro de unos mercados que llevaban bastante tiempo en situación lateral y casi apática, y que se han “despertado” con estos movimientos.

Por tanto la situación actual es de un euro fuerte, inoperante frente a las devaluaciones de otras naciones, y que incluso no parece tener previsto mover ficha por ahora.

Previsiones  para los depósitos en divisas

Visto el contexto económico internacional, la pregunta que surge es ¿estamos en un buen momento para invertir en depósitos en divisas?

Pues la respuesta resulta compleja. Dada la posición de fortaleza del euro frente a otras monedas, la oferta del mercado es reducida y los pocos productos existentes ofrecen intereses que apenas llegan al 1%, descontando una más que posible corrección del euro frente al resto de divisas del sistema cambiario. Obviamente la banca nunca va a perder ocasión de hacer caja. Como referencia, a esos mismos periodos de tiempo, un depósito tradicional en euros ronda el 2%.

¿Quiere decir que estos productos realmente no son atractivos? Pues ante la perspectiva de fortaleza del euro, y la situación económica global la respuesta es que no del todo. Sobre todo es una cuestión de plazos, ya que las correcciones deben producirse, pero ante la falta de un liderazgo claro en la economía mundial no existe un marco temporal en el que tengamos una garantía de corrección, y por tanto de rentabilidad.

El consejo

Dado que hablamos de productos con riesgo, el inversor debería realizar sus “deberes”, analizar los mercados y tener claro el momento de entrar en estos depósitos antes de hacer cualquier movimiento o contratación. Si finalmente el inversor detecta la posible cercanía de esa tendencia correctora sería un buen momento para entrar en estos productos y adaptar el plazo del depósito al tiempo que estimamos que pueda tardar en llegar la corrección.

Leave a Reply