España registra inflacción negativa por primera vez en su historia

Que 2014 era un año raro  en lo económico era ya algo sabido. Un año en que los tipos de interes han seguido bajando por tal de luchar contra el fantasma de la deflación y que, por lo visto a final de año, parece una batalla perdida por el momento. Sin embargo esta baja de tipos favorece, en parte, a quienes tienen depósitos o  cuentas remuneradas, e incluso a quien simplemente conserva su dinero. Veamos todos los detalles.

Empezando por los tipos de interés, ya hemos comentado muchas veces que el objetivo fundamental del BCE es que la inflacción de la zona Euro se mantenga en torno al 2%. Objetivo que esta lejos ya que todos los países registran tasas cercanas a 0 y, en algunos casos, negativas, tal como ha ocurrido en España. En el caso de España hablamos del 1%, o lo que es lo mismo, todos los españoles hemos ganado un 1% mas en nuestros sueldos, depósitos o cuentas remuneradas por el incremento de nuestro poder de compra.

Esto que parece una buena noticia puede tener un lado malo ya que sin un aumento de precios razonable las deudas también se convierten en mas costosas de pagar, por ejemplo, y puede generar falta de interés en la compra y el consumo. No obstante es importante decir que buena parte de ese 1% que ha caído la inflación en España, y de lo que ha bajado en el resto del mundo, tiene un elemento clave: el petroleo. La caída a la mitad del precio del “oro negro”, en parte por la tecnología del fracking en EEUU y en parte por las tensiones entre socios de la OPEP, ha supuesto una caída en picado del precio de los combustibles y por tanto de prácticamente todo: desde transportes al propio combustible pasando por alimentos y todo tipo de productos. Por tanto esta situación de inflación no es tanto endona o generada por el sistema, como lo es oxigena o por motivos ajenos al propio sistema.

En este punto es donde volvemos a lo que al inversor en depósitos y cuentas le interesa: como me afecta a mi todo esto. Bueno pues de momento bien, ya que pese al entorno de tipos bajos si es cierto que una inflación negativa, tal como mencionábamos antes, supone que todas las rentas crecen al mismo porcentaje. De modo que solo por el hecho de tener dinero este ya vale un 1% más. Sin hacer nada y sin pagar impuestos. Del mismo modo, si tenemos un depósito al 2% contratado, ese depósito gana un 1% mas, de manera que renta en total un 3%. Ya hemos hablado de la importancia de trabajar con depósitos que superasen la inflación y, en este entorno, está claro que cualquier depósito va a hacerlo pues la inflación es negativa.

Ahora bien, si la situación de tipos bajos persiste es posible que las cosas se pongan mas feas en lo económico y sea necesario tomar medidas adicionales, que podrían afectar a los depósitos. En concreto, cuando el problema de inflación lo sea directamente por causa propia del sistema. No es el caso pero podría llegar a serlo y, en tal caso es previsible que los depósitos bajen aun mas tipos y los problemas se multipliquen. No es un escenario probable pero si es posible. Así que conviene tener cuidado… por si acaso.

 

 

Leave a Reply