La inflación en Enero sigue a la baja

A principio de año hablamos de los efectos que la caída de la inflación tenia en la economía española y en sus ahorradores. Por aquel entonces el dato integral marcaba el mínimo para un solo año, el 2014, con una caída del 1%. Entonces le “echábamos” la culpa al petroleo  e incluso lo consideramos como algo positivo, toda vez que las causas del problema no son tanto propias de nuestra economía, sino por causas ajenas. Y preveíamos que el futuro a corto, y quizá medio plazo, repitiera estos patrones. Pues bien, con los datos de inflación que se han publicado recientemente y relativos al mes de enero queda claro que, por esta vez, no nos hemos equivocado.

Y es que el recrudecimiento en la caída de la factura petrolera y su efecto de transmisión al resto de la economía, a pesar del frio y de las subidas vistas en los últimos días en los mercados, ha dejado la tasa de inflación integral del 1,4%, igualando la tasa de junio de 2009 y marcando la tasa mas baja en enero del indicador. Una buena noticia para la economía española, que aumenta su competitividad, y para los ciudadanos que siguen teniendo mas renta disponible, con la ventaja de que no supone aun un riesgo para la marcha económica nacional, especialmente si se pone en comparación a las caídas del euro en los mercados internacionales.

Así las cosas prácticamente todo el gobierno se alegra de la noticia, e incluso algunos quitan hierro a la caída, siempre que esté vinculada al petroleo, de manera que parece que todo va bien, y que la deflación actual no es problemática.. por ahora y siempre que las causas se mantengan.

Y mientras tanto los ahorradores, con sus depósitos y sus cuentas pues también se alegran en parte ya que la rentabilidad de su dinero en este mes también se incrementa. Es cierto que es una rentabilidad teórica, como ya hemos indicado, pero que al menos da un respiro en un contexto de tipos de referencia de casi cero y de tipos de interés para los depósitos que apenas llegan al 2% con condiciones draconianas  como contratación de otros productos y plazos que llegan a superar los 2 o 3 años (mucho cuidado con los plazos como siempre).

En cuanto al pronostico, a menos que el efecto petrolero se diluya, es posible que podamos seguir viendo tipos negativos durante al menos unos meses mas, con el efecto positivo mencionado, siempre que alguien no se ponga nervioso y empiece a tomar medidas. Aunque visto lo visto ni Draghi ni de Guindos seran los que aprieten el botón de la alarma. Al menos por ahora.

 

Leave a Reply