Los depositos estructurados: mas beneficio, con mayor riesgo

Aunque se denominan depósitos, lo cierto es que los depósitos estructurados no tienen el comportamiento típico de un depósito bancario tradicional. Y aunque es cierto que suelen ofrecer plena seguridad del importe invertido también es cierto que el rendimiento que podemos obtener con esos depósitos no siempre está garantizado, ya que depende de la cotización o de la evolución de otro índice o valor denominado subyacente. Vamos a ver ese funcionamiento en detalle y, sobre todo, los riesgos que esconden estos productos.

Que es un deposito estructurado

Los depósitos estructurados son depósitos, normalmente a medio plazo (de 1 a 3 años), en los que la rentabilidad, total o parcial, del mismo está vinculada al comportamiento de otro activo financiero, denominado subyacente, que puede ser un índice bursátil, un par de divisas, una acción o cualquier otro activo y en el que se invierte normalmente de forma paralela mediante derivados.

Como funciona

Supongamos un estructurado mixto que garantiza un interés del 1,5% más el 50% de la revalorización del IBEX 35 que se produzca desde el día de contratación al vencimiento.

El banco sabe que, en condiciones normales podría obtener un 3% de interés por ese depósito si fuera de tipo fijo o normal. Así que el banco lo que hace es que descuenta ese 1,5%  de diferencia (del 3% al 1,5% que nos pagan) del importe total de la inversión reservando parte del total de la inversión para comprar derivados, que son los que van a generar el resto del rendimiento sobre el subyacente que corresponda.

Para una inversión de 10.000 euros sobre el IBEX, en las condiciones indicadas, el banco conserva el 1,5%  del rendimiento para aportar el interés que nos ha prometido, equivalente a unos 1.500 euros. Con el otro 1,5% que tenemos en reserva, otros 1.500 euros, el banco compra derivados de cualquier tipo con los que respaldar la mejora del IBEX. Si finalmente el IBEX mejora y cierra en un nivel más elevado al del día de la contratación esos derivados se encargan  de aportar la rentabilidad adicional prometida.

Riesgos  y beneficios

Los principales riesgos de este tipo de depósitos están relacionados con su carácter indeterminado en lo que a los intereses o rendimientos se refiere. Al estar vinculados a derivados, que son activos de alto riesgo, realmente no llegamos nunca cuanto vamos a ganar, si es que al final llegamos a ganar algo. Lo único seguro, en algunos casos,  es que buena parte de depósitos estructurados suelen incluir una garantía de manera que no perderemos nada de nuestra inversión. Estos productos también se denominan depósitos garantizados.

Sin embargo los últimos depósitos estructurados analizados mientras se creaba este articulo van un paso más allá, generando aún más incertidumbre, por el tipo de inversión. Existen “depósitos” que invierten el 10, el 20 o incluso el 50%  en otro producto como fondos de inversión, acciones, derivados, etc. Por eso es necesario conocer con detalle el producto en el que vamos a invertir para evitar llevarnos una desagradable sorpresa. Sobre todo viendo la tendencia a comercializar productos de forma poco clara de nuestra banca.

En cuanto a los beneficios, igual que hablamos de riesgo, si las cosas salen bien es cierto que podemos obtener algo más de dinero aunque como estamos comentado, el momento actual de los mercados bursátiles no los convierte hoy día en los productos más adecuados. De hecho la oferta de depósitos estructurados es muy reducida y en muchos casos se referencian al EURIBOR, que no es fuente de muchas sorpresas últimamente.

Como siempre, quienes quieran mantener su dinero totalmente seguro deberían dejar de lado estos productos. Quienes quieran probar suerte o no tengan una aversión extrema al riesgo pueden probar con ellos, aunque siempre se recomiendan los productos menos expuestos, ya que los productos más expuestos (con más del 10% de vinculación a otro producto) no generan el rendimiento que deben y además pueden ser más rentables si los gestionamos nosotros mismos, debido a las comisiones y a la propia estructura del producto.

Los depósitos estructurados: más rendimiento, pero con más riesgo

símbolo, flecha, dirección, comienzo de la páginaAunque se denominan depósitos, lo cierto es que los depósitos estructurados no tienen el comportamiento típico de un depósito bancario tradicional. Y aunque es cierto que suelen ofrecer plena seguridad del importe invertido también es cierto que el rendimiento que podemos obtener con esos depósitos no siempre está garantizado, ya que depende de la cotización o de la evolución de otro índice o valor denominado subyacente. Vamos a ver ese funcionamiento en detalle y, sobre todo, los riesgos que esconden estos productos.

Que es un deposito estructurado

Los depósitos estructurados son depósitos, normalmente a medio plazo (de 1 a 3 años), en los que la rentabilidad, total o parcial, del mismo está vinculada al comportamiento de otro activo financiero, denominado subyacente, que puede ser un índice bursátil, un par de divisas, una acción o cualquier otro activo y en el que se invierte normalmente de forma paralela mediante derivados.

Como funciona

Supongamos un estructurado mixto que garantiza un interés del 1,5% más el 50% de la revalorización del IBEX 35 que se produzca desde el día de contratación al vencimiento.

El banco sabe que, en condiciones normales podría obtener un 3% de interés por ese depósito si fuera de tipo fijo o normal. Así que el banco lo que hace es que descuenta ese 1,5%  de diferencia (del 3% al 1,5% que nos pagan) del importe total de la inversión reservando parte del total de la inversión para comprar derivados, que son los que van a generar el resto del rendimiento sobre el subyacente que corresponda.

Para una inversión de 10.000 euros sobre el IBEX, en las condiciones indicadas, el banco conserva el 1,5%  del rendimiento para aportar el interés que nos ha prometido. Con el otro 1,5% que tenemos en reserva el banco compra derivados de cualquier tipo con los que respaldar la mejora del IBEX. Si finalmente el IBEX mejora y cierra en un nivel más elevado al del día de la contratación esos derivados se encargan  de aportar la rentabilidad adicional prometida.

Riesgos  y beneficios

Los principales riesgos de este tipo de depósitos están relacionados con su carácter indeterminado en lo que a los intereses o rendimientos se refiere. Al estar vinculados a derivados, que son activos de alto riesgo, realmente no llegamos nunca cuanto vamos a ganar, si es que al final llegamos a ganar algo. Lo único seguro, en algunos casos,  es que buena parte de depósitos estructurados suelen incluir una garantía de manera que no perderemos nada de nuestra inversión. Estos productos también se denominan depósitos garantizados.

Sin embargo los últimos depósitos estructurados analizados mientras se creaba este articulo van un paso más allá, generando aún más incertidumbre, por el tipo de inversión. Existen “depósitos” que invierten el 10, el 20 o incluso el 50%  en otro producto como fondos de inversión, acciones, derivados, etc. Por eso es necesario conocer con detalle el producto en el que vamos a invertir para evitar llevarnos una desagradable sorpresa. Sobre todo viendo la tendencia a comercializar productos de forma poco clara de nuestra banca.

En cuanto a los beneficios, igual que hablamos de riesgo, si las cosas salen bien es cierto que podemos obtener algo más de dinero aunque como estamos comentado, el momento actual de los mercados bursátiles no los convierte hoy día en los productos más adecuados. De hecho la oferta de depósitos estructurados es muy reducida y en muchos casos se referencian al EURIBOR, que no es fuente de muchas sorpresas últimamente.

Como siempre, quienes quieran mantener su dinero totalmente seguro deberían dejar de lado estos productos. Quienes quieran probar suerte o no tengan una aversión extrema al riesgo pueden probar con ellos, aunque siempre se recomiendan los productos menos expuestos, ya que los productos más expuestos (con más del 10% de vinculación a otro producto) no generan el rendimiento que deben y además pueden ser más rentables si los gestionamos nosotros mismos, debido a las comisiones y a la propia estructura del producto.

Leave a Reply