Los nuevos productos siguen teniendo truco

En los últimos tiempos este blog ha estado tranquilo y no ha sido algo de despiste o de dejadez, sino la muestra de una realidad latente. Una realidad que es la modorra y el sopor que actualmente esta viviendo el sector de la renta fija y los depósitos en nuestro país. Con unos tipos de interés en mínimos como los actuales, y con unas perspectivas estables es razonable que, siguiendo con la linea que hemos comentando durante estos últimos meses en el blog. Por eso no hay apenas novedades que atraigan dinero al mercado, pese a las numerosas renovaciones. De hecho algunas de las novedades que estamos viendo casi son mas peligrosas que lo que podamos encontrar, tal como hemos hablado con los estructurados que algunas entidades están colocando como productos de renta fija.

A este respecto no queremos dejar de advertir al inversor  de otro tipo de productos que están surgiendo actualmente y que también tienen riesgos. Hablamos de estos productos todo en uno, que incluyen cuenta corriente, tarjeta de crédito (que no de débito), prestamos, hipotecas y algunas cosas mas. Son productos integrales que están ofreciendo rentabilidades de hasta el 3% para saldos superiores a 3.000 euros, ademas de bonificaciones y otras cuestiones interesantes. Sin embargo, como ya hemos dicho muchas veces, no es oro todo lo que reluce.

Y es que en este caso concreto, tal como hemos hablado de otros productos, el problema viene en la letra pequeña. Una letra pequeña que incluye comisiones tanto por la propia cuenta, como por la tarjeta de crédito que obligatoria mente tenemos que contratar, como de otros posibles productos que nos incluyan dentro del plan. Por tanto es necesario que antes de dejarnos llevar por la euforia hagamos cuentas para ver realmente que podemos ganar, o que podemos perder.

Como linea general, y en las simulaciones realizadas en los diversos portales que ofrecen este tipo de productos, se comprueba que salvo que se tengan saldos medios en cuenta muy elevados, y que igualmente se realicen gastos elevados tanto con las tarjetas como con la domicilian de recibos, lo mas probable que una vez descontados los impuestos que Hacienda cobra tanto de los intereses como del resto de bonificaciones, y tras restar igualmente el importe de todas las comisiones, lo mas probable es que la cuenta nos acabe costando dinero. Por eso, y dado que cada situación es un mundo, lo mas recomendable es que, hagamos números pero no con las calculadoras de la entidad, que generalmente omiten las comisiones cobradas, sino con calculadora y papel, además de las condiciones particulares. Por cierto, este producto tiene permanencia, así que no olvides tenerlo en cuenta durante el proceso de contratación.

Leave a Reply