Los depósitos marcan máximos en Agosto

A pesar del entorno de escasa rentabilidad, que no llama demasiado a contratar depósitos bancarios, el importe global de los mismos ha marcado un nuevo record durante este mes de Agosto hasta marcar una subida del 6,7% frente al mismo periodo de 2012. La situación económica actual invita al ahorro y los ciudadanos no son inmunes a ese entorno complejo.. Veamos cuales son las causas de ese repunte.

Trasvase hacia productos más seguros

En una situación de crisis como la actual siguen siendo muchos los ciudadanos que prefieren mantener el ahorro bien guardado antes de gastarlo. Precisamente ese ahorro ha procedido de otros muchos orígenes con mayor riesgo, de productos tales como los pagares de empresa  o los rescates de preferentes, con lo que el importe global invertido en estos productos se produce fundamentalmente por un trasvase de otros productos contratados. A pesar del escaso intereses que ofrecen actualmente estos productos  los ahorradores prefieren pagar ese coste de interés a cambio de una mayor seguridad.

El ahorro sigue siendo clave

En este entorno está claro que la gente no es partidaria de gastar por gastar. Y por lo tanto el ahorro , y el poder sacarle algo, por pequeño que sea, sigue siendo una prioridad para el inversor y también para el ciudadano de a pie. Por tanto, una vez que hemos descartado las opciones de más riesgo queda claro que el ahorro se enfoca principalmente a depósitos y especialmente a cuentas remuneradas y productos con liquidez casi inmediata, por tal de tener nuestro dinero disponible en caso de necesidad. Una tendencia que no va a corregirse en el futuro inmediato pues la necesidad urgente de liquidez seguirá siendo patente en todos los clientes y consumidores.

¿Volverá la guerra de pasivos?

Tras la guerra de pasivos o guerra de los depósitos del año 2011 se produjo justamente el anterior record en el montante de dinero depositado en este tipo de productos. Sin embargo ahora el mercado es justamente inverso. El límite establecido a los depósitos no permite muchas alegrías y el entorno de tipos bajos tampoco lo justifica.

Así que es previsible que la tendencia actual, como poco, se mantenga. Quizá no al punto de tocar nuevos máximos, considerando los plazos en los que muchos de estos productos se encuentran, pero si al punto de poder mantenerse en niveles similares a los vigentes, al menos en cuanto el mercado no tenga fuertes variaciones. Como siempre el tiempo confirmará la cuestión.

 

Leave a Reply