Precaución con los fondos estructurados

En tiempos como los actuales, las promesas de tipos de interés que llegan hasta el 3% o incluso el 4% resultan muy apetitosas. Sin embargo, sabiendo que actualmente el Euribor se acerca al tipo 0% de forma muy clara, cualquier inversor con un mínimo de conocimiento, debería ser capaz de descubrir, o en todo caso pensar en que hay algo raro detrás de esta propuesta. Y justo es lo que vamos a descubrir.

Para quien no lo sepa, estos productos, que en ocasiones pertenecen a la categoría de tóxicos, tienen aparejado un nivel de riesgo por el cual la remuneración prevista queda vinculada al cumplimiento de una o varias cuestiones relativas a otros índices, acciones o similares. Muchos de estos cumplimientos en ocasiones se vinculan a elementos exóticos o poco habituales, o bien a condiciones en las cuales el cumplimiento del objetivo marcado resulta tan difícil como ganar el gordo de la lotería. Por tanto, además de estar sujetos a una rentabilidad variable, el cumplimiento de la misma es un misterio en si mismo.

Por si esto fuera poco, aunque no es lo habitual, algunos de estos productos garantizan solo una parte del importe de la inversión, normalmente el 95% o en adelante, de modo que por si no tuviéramos bastante con enfrentarnos a una rentabilidad variable incluso podemos llegar a incurrir en perdidas. Esto puede producirse bien de forma directa, por la propia marcha del fondo, bien por la obligación que ocasionalmente estos productos establecen por las que el cliente debe contratar otro producto, como un fondo de inversión o similar, para acceder al producto, obviamente asumiendo las perdidas de dicho producto.

Lo peor de estos productos es que, siguiendo con la tradición de opacidad y de falta de transparencia en la oferta bancaria, es frecuente que estos productos se comercialicen como fondos tradicionales  o productos similares de renta fija. En esta información solo se destaca lo rentable que puede llegar a ser la inversión , dando como real ese beneficio teórico, al tiempo que se oculta tanto la estructura real del producto como el funcionamiento del mismo y las consecuencias que ya hemos mencionado. Por ello es clave tener en cuenta todos estos aspectos, leer bien el contrato y entender el funcionamiento del producto antes siquiera de plantearnos en invertir un solo céntimo en ellos. Como siempre la información es nuestra arma mas importante.

Leave a Reply