Que es una Cuenta Corriente

Casi todos tenemos una. O incluso dos. Nos acompañan a diario ya que nos sirven para depositar nuestro dinero, pagar nuestras facturas e incluso, poder sacar algo de rendimiento pero ¿Qué es realmente una cuenta corriente? Vamos a descubrirlo.

¿Qué es una cuenta corriente?

Dejando de lado la definición académica, una cuenta corriente no es más que un acuerdo celebrado entre un cliente (una persona, grupo de personas o una empresa) con una entidad bancaria, a través del cual el banco se compromete a guardar el dinero que los clientes le entregan y hacer frente a los diferentes pagos que el cliente ordene con el dinero del que este disponga en el banco. Por eso se denomina corriente, porque puede emplearse para realizar todo tipo de pagos y domiciliaciones

¿Quién puede abrir una cuenta corriente?

Cualquier individuo mayor de edad, o un menor autorizado por su tutor legal. También las empresas, a través de sus administradores, a fin de poder gestionar mejor sus finanzas.

¿Qué gastos tiene una cuenta corriente?

Pues depende de lo que se acuerde entre el cliente y el banco. Entre los gastos y comisiones más habituales se encuentra la comisión de gestión, administración o mantenimiento por la que el cliente paga al banco por las gestiones que realiza para mantener su cuenta corriente activa. También es frecuente la comisión por domiciliación, en la que cada cargo atendido en la cuenta corriente genera un cargo a favor del banco. Y en caso de no disponer de líquido en la cuenta puede generarse una comisión por descubierto, que se produce cuando se presenta un pago contra nuestra cuenta corriente pero no disponemos de dinero suficiente para cubrirlo.

Pueden surgir otros cargo por la prestación de servicios relacionados con nuestra cuenta corriente como los relacionados con la emisión de tarjetas de débito o crédito, transferencias, etc.

¿Una cuenta corriente tiene interés?

Pues lo habitual es que no. Suele tener interés pero tan sumamente bajo que en muchos casos no es de más del 0,01% o un importe similar. Si queremos obtener rendimiento e intereses del dinero del que disponemos es necesario contratar un deposito o una cuenta remunerada.

¿Una cuenta corriente es lo  mismo que una libreta de ahorro?

Antiguamente no, ya que los productos tenían algunas diferencias, pero actualmente son prácticamente lo mismo. Las libretas aceptan cargos, domiciliaciones y todas las demás operaciones propias de una cuenta corriente.

Leave a Reply