Verano frio… ¿otoño caliente?

Con la llegada del verano se ha producido una notable mejora en los datos de riesgo de España, en los datos de crecimiento de la zona euro, y parece que hasta los especuladores mas voraces han tomado unas vacaciones por lo que pueda pasar. Un entorno que nos hace plantearnos que puede ocurrir este otoño dentro de la zona euro y que consecuencias puede tener para los inversores.

Uno de los principales elementos de referencia para quienes invierten en depósitos  y cuentas remuneradas es la prima de riesgo. Esa que hace unos meses andaba rompiendo techos  y hoy sigue durmiendo una larga siesta veraniega marcando mínimos que hace mucho tiempo no se veían,  y que tranquilizan a todo el gobierno.  Obviamente un entorno de prima baja combinado con los bajos tipos de interés de los bancos centrales no es lo mejor para los que invierten en depósitos y solo puede llevar por ahora a menores intereses y menores contratación. De hecho, como veremos en otro articulo, parece que la banca ha dejado un poco de lado estos productos para volcarse en otros como los fondos y similares. Algo que los depósitos notan, ya que su contratación se ha reducido en un 30% en solo los dos meses que llevamos de verano.

Otro de los factores de interés en esta situación es la mejora de la economía de la zona euro. La sorpresiva recuperación de sus dos cabezas visibles, Francia y Alemania, puede ser clave para la recuperación de la zona euro, que vende en su mercado interior en torno a dos tercios del volumen global de las exportaciones de los paises de la Union. Si la economia mejora y empiezan de nuevo a salir los miedos inflaccionistas quiza podamos ver subidas de tipos y ligeros repuntes en los intereses de los productos que tanto seguimos. Sin embargo, despues de haber visto como el BCE ya ha abortado en alguna ocasión la recuperación con subidas de tipos tempranas es probable que el efecto se retrase mas en el tiempo hasta haber consolidado por completo esa recuperación. No es cuestión de acabar con la gallina antes de que de huevos

La incertidumbre mayor precisamente para por la confirmación de esa mejora, de esa recuperación.  Con la prima española a 250 y las europeas en caída libre, con la griega por debajo de 800, esta claro que la tranquilidad esta domado el mercado, pero también es cierto que los volúmenes de operaciones pueden hacer que esto gire en cualquier momento. Cuando veamos esa confirmación con un segundo trimestre seguido de mejores entonces quizá la recuperación sea real y si los especuladores no hacen de las suyas antes podamos ver las subidas leves que decíamos antes. Pero claro, mínimo a tres meses vista siendo optimista.

¿Tendremos entonces un otoño caliente? Sinceramente,  es poco posible a la vista de los datos actuales. Los especuladores parecen preferir apostar por la recuperación, después de haber exprimido a los países en problemas. Necesitan un respiro para no romper la maquina, y las barras libres de liquidez mantenidas en el tiempo que están permitiendo la recuperación son el antídoto perfecto para que los tipos no suban. Si se vuelven a replantear su terminación, como vimos hace un par de meses, sin efecto, podemos volver a subidas y mejoras en la remuneración de cuentas y depósitos. Pero con el mercado dominado por un sector publico capaz de financiarse a tipos razonables, es momento de esperar y seguir apostando por plazos cortos, por si el otoño se caliente que no nos pille desprevenidos.

Leave a Reply